Claves para pescar black bass con éxito en invierno

Llega de nuevo el invierno y con él la bajada de temperaturas que también "enfrían" nuestra motivación de salir a pescar black bass. De todos es conocido que la actividad del bass desciende en invierno y también las opciones de picada, por lo que muchos se dedican en esta época a otras especies más activas, como lucio o lucioperca.

Sin embargo, la espera hasta la primavera se puede hacer muy larga para los "locos por el bass", y aquellos que viven por y sueñan con el centrárquido verde saben que no todo está perdido y que, empleando ciertas técnicas y señuelos, es posible activar al más remolón de los basses.




¿Cómo se comporta el black-bass en invierno?
Si queremos tener éxito en los meses de invierno, es fundamental conocer lo más posible el comportamiento del black bass en esta época.

Se puede decir que durante los meses invernales, de alguna manera, al bass le pasa lo mismo que a muchas personas. Pasan frío, ya que son animales de sangre fría y su temperatura corporal será la de su entorno. Por ello, buscarán capas de agua más templadas y reducirán su metabolismo, con lo que no necesitarán alimentarse de manera tan frecuente como en otras épocas.


Una clave: imitar el comportamiento de las presas en invierno
En invierno los basses muchas veces se alimentarán solo cuando vean una ocasión clara y que no requiera un gran gasto de energía. Así que nuestras opciones mejorarán siempre que presentemos un señuelo realista, similar a su presa natural, y lo hagamos actuar como actúa dicha presa del bass.

Mientras que en los meses cálidos las presas del bass nadan rápidamente en bancos, con lo que podemos lanzar y recoger con celeridad, cubriendo grandes volúmenes de agua y aprovechando los largos desplazamientos que puede hacer el bass tras nuestros señuelos, en invierno los bancos de peces pasto disminuyen de tamaño. Muchos pececillos mueren o están débiles; no nadan tan rápido y serán las presas favoritas del black bass. Imitar a estas presas moribundas que nadan irregularmente en la columna de agua podrá servir para apuntarnos un tanto.




Jerkbaits, imprescindibles en invierno
Los Jerkbaits son señuelos duros con forma de pez delgado cuyo uso habitual es recuperarlos dando varios tirones y hacer una breve pausa, y de nuevo dar tirones para hacer otra pausa y así sucesivamente.

Esta acción es precisamente la que coincide con el comportamiento de un pez moribundo en época fría, y será el comportamiento que el bass entiende como el de una presa fácil y cuya captura requiere un gasto pequeño de energía.

Para hacerlo funcionar correctamente en la columna de agua, lo recomendable es esperar con paciencia tras lanzarlo. Medio minuto... un minuto... no debe haber prisa en esta época. A continuación, dar un pequeño tirón y esperar de nuevo. Un nuevo tirón, quizás dos... La clave es ir probando con diferentes esquemas de "tirón + espera", variando el número de tirones y el tiempo de espera. Como siempre, aprender de los resultados e imitar los esquemas más exitosos.

La calma, no precipitarnos, es lo más importante en invierno. En aguas frías, el black bass puede estar durante minutos observando un señuelo suspendido antes de lanzarse a por él.




Conclusiones
Si tratamos de pescar el black bass en invierno de la misma forma y con los mismos señuelos que en verano, seguramente nos frustraremos y perderemos la ilusión de pescarlo hasta que se active de nuevo en la pre-freza.

Sin embargo, si tenemos paciencia y usamos los señuelos adecuados de manera correcta, volveremos a creer que es posible disfrutar de la pesca del bass, incluso en los meses menos propicios. Solo nos tenemos que adaptar a las circunstancias de la misma manera que el black bass se adapta a ellas.

Comparte


Artículos relacionados